LA PRIVATIZACION EN EL SALVADOR ANTE EL PROCESO DE GLOBALIZACION

 Aleida Margarita Domínguez
La autora es candidata a la Maestría
En Administración Financiera de la UES

Con el proceso de globalización, cuya base se fundamenta en el libre comercio, no proteccionismo a la empresas y sobre todo una mayor competitividad empresarial, ha obligado al gobierno actual crear las bases necesarias para incorporarse a tal fenómeno económico internacional, por lo que se está viviendo una etapa de transición, cuyo objetivo primordial es la privatización de las principales instituciones estatales, partiendo de la creencia que "el Estado es mal administrador", con lo cual se pretende una eficiencia en el servicio público; un ejemplo típico en la presente conyuntura, lo constituye la privatización de las Compañías Distribuidoras de Energía Eléctrica, ANTEL y lo que últimamente está en "boca de todos los salvadoreños" la privatización del sistema ahorro de pensiones.

El proceso de privatización pese a las polémicas que ha provocado entre los diferentes sectores políticos, sociales y económicos del país, es un hecho palpable en la realidad nacional, siendo la venta de las compañías distribuidoras de energía eléctrica a inversionistas extranjeros, un paso importante dado en el proceso de privatización, quienes pagaron una fabulosa suma por dichas compañías.

Pero que ha sucedido posterior a la venta? En la actualidad, bajo el marco legal de la "Ley General de Electricidad", elaborado por la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), establece aumentos tarifarios periódicamente, lo cual ha creado un impacto en el ámbito social-económico de la población en general, considerando que este aumento en los precio de energía eléctrica, repercute directamente en la economía nacional, en donde se ha pronosticado un alza del 1% al 2% de los índices inflacionarios.

Por consiguiente, a consecuencia de los antes planteado, se vive una incertidumbre política, debido a que se persigue por medio de la Asamblea Legislativa, que la SIGET efectúe una revisión de la "Ley General de Electricidad", proponiéndose volver a las tarifas vigentes hasta el 31 de diciembre de 1997.

Por consiguiente, la privatización de las Compañías Distribuidoras de Energía Eléctrica, es un paso importante que el actual gobierno ejecuta en el proceso de modernización del Estado; cuya teoría principal es la no intervención estatal en el mercado, en donde las leyes de la libre oferta y demanda conviertan a éste, en un mercado eficiente y competitivo.

Sin embargo, lo que se vive en la actualidad, contradice tal teoría, ya que la Asamblea Legislativa, pese a la concretización de la venta de dichas empresas, está interviniendo directamente en lo referente a la regulación de precios, lo que implica una señal negativa para futuros inversionistas.

Siguiendo con la privatización de las compañías distribuidoras de energía eléctrica y analizando los campos de acción, se destacan los siguientes aspectos:

           
De esta forma, si bien es cierto que en nuestro país es indispensable la creación de las condiciones propicias para entrar en el proceso de globalización, el enfoque del Gobierno Nacional no solamente debe de basarse en la privatización de las empresas estatales, sino que debe de visualizar un proceso de globalización fundamentado en el conocimiento, en donde la educación de la población juega un papel indispensable; incidiendo en gran medida en el nivel de productividad de la población, y a hora con la apertura comercial que se percibe a nivel de América en donde se pretenden crear un área de libre comercio, para ser competitivos no basta con privatizar a las empresas públicas, sino que es indispensable crear una economía con bases sólidas que conlleve a El Salvador a una situación más favorable ante los países del Area, y lograr tener mejores condiciones en el comercio internacional.



  © Copyright 1998 Universidad Francisco Gavidia