Condiciones Básicas Para El Aprendizaje De Los Niños Pequeños.

 
Salvador Ladislao Reyes
Docente e Investigador de la
Universidad Francisco Gavidia
sreyes@ufg.edu.sv

El sujeto aprende, porque los nuevos conceptos o los esquemas derivados de los modelos reales o de modelos lógicos de estructuras formales, tienen significado para él, de manera que en forma selectiva, los conocimientos son incorporados a la circunvalaciones de la corteza cerebral, como algo orgánico no material, los cuales son utilizados en forma autónoma, en el contexto de los estímulos del ambiente y de las circunstancias reales en que se encuentre.

Las situaciones de ambientación de enseñanza-aprendizaje en cada escuela o localidad son diferentes, convendría entonces, servirse de las técnicas de la investigación que sean más apropiadas para conocer las condiciones del trabajo pedagógico que hay que realizar y que conduzcan a encontrar procedimientos adecuados para el manejo de las formas de dirección del aprendizaje de niños de seis años, en lo que se refiere a los conocimientos de dominio verbal propio de la edad y conceptos elementales de matemática, que tengan base en sus propias experiencias y sus relaciones con el mundo circundante; y además, dejar en claro las circunstancias particulares del por qué algunos alumnos llegan a la escuela sistemática, con una serie de temores o deficiencias que hay que tomar en cuenta para que alcancen los niveles educativos de calidad deseados en el aprendizaje.

Perspectivas de una mejor educación.

Cuando se aprende matemática, se le pide al niño ocuparse de pensamientos abstractos. Se pide observar las relaciones entre objetos y acontecimientos. Se le exige la capacidad de colocar objetos y acontecimientos en una secuencia de orden, comparar cantidades, ver que los números pueden comprenderse en un contexto más amplio, ser capaz de comparar, de agrupar, de distribuir, de clasificar y formar categorías.

Mucho de las cosas que se han enumerado, son sin duda muy complicadas por el nivel de abstracción que requieren los procesos matemáticos, pero tienen su base en la experiencia concreta. De esta manera, el sujeto de tres años de edad que intenta repetidamente atravesar un espacio angosto con un objeto ancho, entenderá rápidamente lo que se le dice, cuando se le explica que la puerta no es lo suficientemente ancha o que el corredor es demasiado angosto. Lo experimenta por sí mismo. Muchas experiencias similares forman esta base para una comprensión posterior.

Cualquiera que sea el método o procedimiento que se utilice para lograr un mejor aprendizaje, se requiere de una planificación, en la que se establezcan los objetivos que se espera lograr, la determinación de la acción apropiada para el logro de los mismos, además de los recursos y materiales accesorios; al seleccionar un método, es necesario que se consideren las edades del grupo; la madurez del mismo, así como el medio en que se desenvuelven.

En el nuevo milenio existe la preocupación por la búsqueda de una mejor educación, como sería fundamentar en la escuela parvularia de nuestro medio, las bases para la enseñanza del cálculo matemático como un aprendizaje previo a la matemática formal, que requiere una metodología que se apegue a las necesidades e intereses del niño y niña salvadoreños. Se cuenta con un programa de renovación del sistema nacional de enseñanza-aprendizaje y esto permite percibir un propósito en donde al nivel parvulario debe dársele la debida importancia, específicamente en el aprestamiento para el cálculo matemático.

En el proceso de formación cognoscitiva debe evitarse el mal aprendizaje; para que el niño y la niña aprendan correctamente el contenido de algo, evitando errores y equivocaciones, debe ponerse especial cuidado en las formas elementales del pensamiento, ya que el dominio discriminatorio es consecuencia de otros procesos mentales asociados, como son: entender, comprender, conocer, generalizar y aplicar; al faltar esta vía de acceso al conocimiento, los procesos de abstracción son defectuosos y crean problemas en el aprendizaje. Es mucho más difícil sustituir un mal aprendizaje por uno correcto, que aprender correctamente desde la primera vez.

Mejorar el aprendizaje de los niños pequeños tiene una importancia potencial para el desarrollo intelectual futuro de las generaciones que van a vivir en un mundo completamente distinto del mundo actual. Las perspectivas educativas conducen a la preocupación del desarrollo humano dotado de conocimientos que aseguren la vida de las personas rodeadas de múltiples aparatos tecnológicos, virtuales, automatizados, inteligentes y sofisticados en el contexto de un mundo económicamente globalizado y dominado por sistemas computarizados. Queramos o no, nos dirigimos a ese mundo.

Preparar al niño y a la niña para su contacto natural con las expresiones matemáticas del medio, es tarea didáctico-pedagógica de la escuela elemental. Los estudiantes preescolares deben aprender por su propia experiencia, sin artificios, dentro de un ambiente realista que no distorsione la creatividad, la imaginación ni la fantasía, pues éstas son básicamente necesarias en el mundo infantil y propician elementos comprensivos que facilitan el conocimiento. Conocimiento que tendrá su verdadero significado en la sociedad del conocimiento y de las comunicaciones.

ATRAS         SUMARIO