La “Identidad sociocultural salvadoreña” En el contexto de la globalización: Una aproximación teórico reflexiva


La contemporánea y futura “Identidad salvadoreña”: ¿Una identidad cultural ambigua?

Como se señaló en párrafos anteriores, la “Identidad Salvadoreña” es una imagen de muchos rostros, dado que ninguna cultura es uniforme, ya que a las personas se les puede distinguir de diversos modos: por el estatus o condición social, por la región de origen, la ocupación o el género. Por ello, resulta un dilema aludir a una identidad salvadoreña, por ejemplo, cuando los hábitos cotidianos: alimentación, habla, diversión y otras peculiaridades varían considerablemente entre las clases alta, media y obrera «diferencias socio-económicas y culturales». Pero también se indicó que hay características psico-socio-culturales que trascienden o que van más allá de las diferencias socio-económicas, siendo esos rasgos los que se conocen como la “Identidad Nacional Salvadoreña”: El Machismo, el “Atenimiento”, la polivalencia temperamental, la propensión a la migración, lo proclive a la belicosidad, la actitud comodín, la politización, el “compadrazgo”, el nepotismo entre otros.

El rasgo biológico, psicológico y sociocultural de la presente sociedad salvadoreña es el “Estigma del Mestizaje”. Es manifiesto que más del sesenta y cinco por ciento de la población nacional es mestiza, pero esto no se queda sólo en el plano biológico sino que se extiende al ámbito psicológico y sociocultural. Como se aludió, el mestizo psicológicamente tiene una personalidad polifacética y ambivalente; no se siente indígena ni español, pero se identifica con este último, por ende, su “Identidad Cultural” es muy frágil.

La “Identidad Salvadoreña” actual es ambigua, confusa e incierta, etc. Porque su misma naturaleza mestiza le hace proclive a tener y adoptar una “Identidad sin Identidad”, situación que bien puede tener sus orígenes en la época colonial en donde el mestizo no se consideró ni indígena ni español, negando sus dos fuentes biológicas y culturales, aunque por razones obvias, siempre aspiró y adoptó la cultura del conquistador y dominador. Situación que se refleja como un “malinchismo cultural” en toda América Latina y El Salvador, esa misma “Identidad Ambigua y Mestiza” hace que la persona salvadoreña se incline por lo foráneo. Hoy en día, con la fuerte influencia de los salvadoreños residentes en los Estados Unidos, y por la misma globalización en los medios de comunicación, parece ser que la persona salvadoreña tiene la predilección hacia las culturas foráneas, especialmente por la estadounidense.

En la actualidad, dada la confluencia de las culturas que propicia la globalización a través de los medios de comunicación y por el mercado de consumo, es más notoria la inclinación del salvadoreño a lo estadounidense y hacia lo extranjero en general. Dado que ahora es común ver en los centros comerciales, almacenes, supermercados, comercio informal, etc., una variedad de productos de muy diversa procedencia o manufactura, la misma globalización ha propiciado que muchos productos no se fabriquen en una sola nación, sino que en varias. Así, se encuentran en los centros comerciales formales e informales de todo el país, productos de muy diversa procedencia: Estados Unidos, Taiwán, Japón, China, Guatemala, Korea, México, etc.

Aparentemente, el consumismo de las naciones desarrolladas ha pasado a ser un patrón cultural de la “Identidad Salvadoreña”, esto favorecido por los emigrantes salvadoreños y por la globalización. No se puede objetar que los salvadoreños residentes en Estados Unidos y sus familiares en el país, están teniendo situaciones de transculturación y desculturación. La nación estadounidense como uno de los polos de la globalización, está penetrando más fuerte que antes en la sociedad salvadoreña, erosionando aún más la débil “Identidad Nacional”. Los valores, pautas de consumo, estilo de vida estadounidense, están siendo asimilados por las personas salvadoreñas que emigran hacia esa nación; y qué decir de los salvadoreños que están en el país, aunque es menor la influencia, eso no quita que tenga cierto grado de repercusión.

Tampoco se pretende ser tan simplista y aseverar que la sociedad salvadoreña está en un proceso sigiloso de “estadounización o gringonización”, sino que hay cierto impacto de la sociedad estadounidense en la realidad nacional, pero lo que se evidencia es la incorporación de elementos culturales de EE.UU. y de otras naciones en la cultura salvadoreña. De tal manera, que la cultura e “Identidad Salvadoreña” actual, es una “amalgama cultural” muy confusa que contiene muchas fuentes culturales: mexicana, estadounidense, salvadoreña, indígena, española «mestiza y sincrética», etc.

 

ATRAS           SUMARIO          SIGUIENTE